SAVALnet CL

https://www.savalnet.cl/cienciaymedicina/destacados/satisfaccion-con-la-vida-y-salud.html
07 Abril 2021

Satisfacción con la vida y salud

Una mejor percepción de este parámetro ha demostrado tener relación directa en un aumento del bienestar psicosocial y físico, apoyando las políticas públicas que lo favorecen. 

Organizaciones intergubernamentales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la Organización Mundial de la Salud y la Organicacion de las Naciones Unidas instan a los países a utilizar indicadores de bienestar, además de los económicos tradicionales, a la hora de tomar decisiones políticas importantes. A medida que aumenta el número de gobiernos que aplican este nuevo enfoque, también lo hace la necesidad de seguir evaluando los resultados en materia de salud y bienestar que podríamos observar de las estrategias destinadas a mejorarlos.

De forma paralela, la población está envejeciendo. Por ejemplo, en Estados Unidos se prevé que el número de personas de 65 años o más aumente casi un 50% en los próximos 15 años. A medida que esto ocurre, es fundamental identificar factores que fomentan la salud y el bienestar para frenar la creciente ola de enfermedades crónicas y aumento de los costes de la atención sanitaria. Aunque los esfuerzos biomédicos tradicionales se han centrado en identificar las causas de riesgo de las patologías, investigadores y responsables políticos buscan cada vez más mejorar la capacidad de las personas para impulsar estos factores.

La satisfacción con la vida, evaluación que cada persona hace de su propia vida en función de los factores que considera más relevantes, es un activo prometedor para la salud. Está condicionada por genética, factores sociales y circunstancias cambiantes; sin embargo, es modificable mediante una serie de intervenciones individuales (por ejemplo, terapia, ejercicios, expresión de gratitud, actividad física) y colectivas (por ejemplo, políticas dirigidas a determinantes sociales). Se ha observado su asociación con mejores resultados sanitarios, como la reducción del riesgo de enfermedades crónicas y mortalidad. Al considerar las posibles vías bioconductuales a través de las cuales pueda influir, hay que tener en cuenta al menos tres: mejora de otros recursos psicológicos y sociales que amortiguan los efectos del estrés, efectos indirectos a través de las conductas de salud y directos a través de vías biológicas.

Cada vez son más los trabajos que indican que la satisfacción con la vida está asociada a mejores conductas sanitarias como mayor actividad física, dietas más sanas e incremento en el uso de servicios preventivos, niveles más bajos de tabaquismo y consumo de alcohol, y una función biológica más saludable como niveles de inflamación favorables y menos hipertensión.

Estos estudios han sido fundamentales, pero siguen siendo limitados desde el punto de vista de la inferencia causal. Muchos estudios son transversales, lo que dificulta la evaluación de causalidad, algunos utilizan datos de subpoblaciones pequeñas y específicas, por lo que no sabemos si los resultados se pueden generalizar, y otros no tienen en cuenta importantes factores de confusión, como síntomas depresivos o el estado de salud de partida.

En un trabajo colaborativo, con un período de seguimiento de cuatro años, se evaluó si un cambio positivo en la satisfacción con la vida se asocia con mejores resultados en 35 indicadores de salud y bienestar físico, conductual y psicosocial. Los datos fueron obtenidos de 12.998 participantes del Estudio de Salud y Jubilación de la Universidad de Michigan, una cohorte prospectiva y representativa a nivel nacional de adultos estadounidenses mayores de 50 años.

Los participantes con la mayor satisfacción tuvieron mejores resultados en algunos indicadores de salud física (menor riesgo de dolor, limitaciones del funcionamiento físico y mortalidad; menor número de enfermedades crónicas; y mayor salud autoevaluada) y conductas de salud (menor riesgo de problemas de sueño y actividad física más frecuente), y casi todos los indicadores psicosociales (mayor afecto positivo, optimismo, propósito en la vida, dominio de la salud, dominio financiero y probabilidad de vivir con el cónyuge/pareja; y menor depresión, síntomas depresivos, desesperanza, afecto negativo, limitaciones percibidas y soledad) durante el periodo de seguimiento de 4 años. Sin embargo, no se asoció con muchas condiciones de salud específicas (por ejemplo, la diabetes, hipertensión, el cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares, artritis, sobrepeso/obesidad o el deterioro cognitivo), otros comportamientos de salud (por ejemplo, consumo excesivo de alcohol o tabaco), o la frecuencia de contacto con los hijos, la familia o los amigos.

Estos antecedentes sugieren que la satisfacción con la vida es un objetivo valioso para las políticas destinadas a mejorar  indicadores de bienestar psicosocial, comportamientos de salud y resultados de salud física.

Fuente bibliográfica

DOI: 10.1111/1468-0009.12497

Ciencia y Medicina

Destacado Agenda de Eventos

V Jornadas nacionales de nuevas tecnologías y medicina

25 Mayo 2021

Grupo de nuevas tecnologías - SEMERGEN

...

Destacado Artículos Destacados

Café previene enfermedades cardiovasculares

16 Marzo 2021

Análisis basados en aprendizaje automático sobre datos obtenidos de estudios epidemiológicos indicaron que el consumo de la bebida dis...

La siesta como barrera frente al deterioro cognitivo

05 Marzo 2021

Dormir pequeños periodos de tiempo durante las tardes ayuda a mejorar lenguaje, orientación y memoria en adultos mayores.

...

Destacado Progresos Médicos

Lesión en médula espinal: sanar desde dentro

22 Marzo 2021

La pérdida de oligodendrocitos después de un traumatismo espinal provoca desmielinización y deteriora la función de las neuronas. Un ...

El rol de los macrófagos cardíacos

15 Marzo 2021

La función de los cardiomiocitos depende del ATP, cuya generación tiene lugar en la mitocondria, en donde, además, el buen rendimiento...