Registrarse

SAVALnet CL

https://www.savalnet.cl/mundo-medico/reportajes/la-conexion-entre-microbiota-intestinal-y-cerebro.html
31 Julio 2017

La conexión entre microbiota intestinal y cerebro

Un estudio de la Universidad de California reafirma que el sistema gastrointestinal no sólo se encarga de digerir y absorber nutrientes, sino también juega un rol importante en la regulación de procesos inflamatorios e inmunológicos del cuerpo.

La civilización egipcia fue una de las más avanzadas de su tiempo. La gran cantidad de restos arqueológicos encontrados han permitido a los investigadores hacerse una idea aproximada de su real desarrollo y evolución. Un aspecto no menor de esta cultura fue la creación de las bases de la medicina moderna, puesto que fueron ellos quienes desarrollaron más de 800 procedimientos médicos; conocieron y usaron cerca de 600 drogas, incluyendo las hojas de sauce y corteza como antiséptico; realizaron múltiples cirugías como remoción de tumores y quistes, para lo que usaban una amplia variedad de instrumentos; poseían un conocimiento razonable de la circulación y de los órganos, aunque había quienes confundían la función del corazón con la del cerebro. 

Cuando todas las culturas antiguas se acercaban a la enfermedad y a sus tratamientos basándose en creencias irracionales de influencia de malos espíritus y castigo de los dioses, los egipcios ya habían dado un gran salto con respecto al conocimiento de los mecanismos que rigen la salud humana, basada en métodos científicos como el estudio de los síntomas, el diagnóstico, el veredicto (que era equivalente a lo que hoy conocemos como pronóstico) y, por último, el tratamiento. 

Fueron ellos quienes hace más de 4.500 años, situaron en la parte más prosaica del organismo, “con sus intestinos inquietos y pestilentes, la sede de las emociones. Si examinas a un hombre con una obstrucción en el estómago, su corazón está atemorizado, y en cuanto come algo, la ingestión se hace dificultosa y es muy lenta. El estómago constituye la desembocadura del corazón, el órgano donde se localizan el pensamiento y el sentimiento”, reseñaron en el Papiro Ebers, uno de los más antiguos tratados médicos conocidos, que data del año 1.550 a.de C.

Por extraño que pueda parecer, la ciencia contemporánea ha podido establecer que en el tracto gastrointestinal se aloja un segundo cerebro, el abdominal, muy similar al que se sitúa en la cabeza. Esto a raíz de que en el tubo digestivo se pueden encontrar más de 100 millones de células nerviosas, cifra casi exactamente igual a la existente en toda la médula espinal, estructura que junto al encéfalo, cerebro, cerebelo y tronco encefálico forman el sistema nervioso central (SNC).

Este cerebro digestivo posee su propio sistema nervioso: el entérico, una unidad anatómica única que abarca desde el esófago hasta el ano. Entre las funciones inmunitarias de este cerebro intestinal se encuentran el mantenimiento de condiciones óptimas para el desarrollo de la flora bacteriana beneficiosa; la detección y expulsión inmediata de los microorganismos que pudieran resultar perjudiciales; y la producción de sustancias psicoactivas que influyen en el estado anímico. (Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol. 2016 Jun 1;310(11):G989-98)

El cerebro y el sistema digestivo se encuentran íntimamente vinculados y forman parte de un campo emergente de la ciencia: la neurogastroenterología, que se dedica al estudio de las interacciones del llamado eje microbiota-intestino-cerebro.

La microbiota intestinal es un ecosistema complejo que, en ciertas situaciones, produce cambios que tienen efectos perjudiciales en el organismo y determinan o favorecen la aparición de una enfermedad.

Ya se ha comprobado en ratones que la microbiota influye en el comportamiento, que condiciona la respuesta al estrés y la asunción de riesgos y que el comportamiento también la afecta.

Pero un reciente estudio de un equipo multidisciplinario de investigadores de la Universidad de California (UCLA), liderado por la gastroenteróloga Kirsten Tillisch, investigó las diferencias conductuales y neurobiológicas asociadas a la composición microbiana en seres humanos sanos. (doi: 10.1097/PSY.0000000000000493)

Los científicos identificaron las características cerebrales y conductuales de 40 mujeres sanas entre 18 y 55 años, agrupadas por perfiles de microbiota intestinal, quienes proporcionaron muestras fecales.

Las dividieron según composición de bacterias intestinales en dos grupos. Uno de ellos mostró gran abundancia de un género de bacteria llamado Bacteroides, mientras en el otro se observó más acumulación de uno llamado Prevotella.

Se escanearon los cerebros de las participantes con resonancia magnética funcional, mientras observaban imágenes diseñadas para provocar respuestas emocionales positivas, negativas o neutrales.

En el grupo con más abundancia de Bacteroides se observó un mayor grosor en la materia gris de la corteza frontal y la ínsula –regiones del cerebro que procesan información compleja– y también un mayor volumen del hipocampo, involucrado en la memoria. Si bien en el segundo grupo el volumen en esas áreas fue menor, se observaron mayores conexiones entre las regiones emocional, atencional y sensorial. 

Cuando al grupo Prevotella se le presentaron imágenes diseñadas para provocar respuestas negativas, las participantes tuvieron una actividad más baja en el hipocampo, pero reportaron mayores niveles de ansiedad, angustia e irritabilidad, después de mirar las fotografías.

Para los autores de la investigación publicada en la Psychosomatic Medicine: Journal of Behavioral Medicine “una actividad reducida del hipocampo puede asociarse con una mayor reactividad emocional. Estos cambios sugieren que son el resultado de una menor precisión a la hora de codificar los detalles contextuales de un estímulo exterior, un déficit visto en numerosos casos de desórdenes psiquiátricos, incluidos la depresión, el trastorno de estrés post-traumático y el trastorno limítrofe de la personalidad”, destacó la doctora Tillisch.

Aunque la muestra estudiada es pequeña, los resultados apoyan y abren nuevas vías para investigar si modificando la microbiota se puede moldear la conducta, porque eso brindaría nuevas oportunidades para tratar, por ejemplo, una depresión u otras enfermedades mentales.

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Galería Multimedia

Soched: de lo medular a lo clínico

13 Noviembre 2017

Con un atractivo programa científico se realiza en Puerto Varas el XXVIII Congreso chileno de endocrinología y diabetes. Conferencias y s...

Asma en consulta ambulatoria

09 Noviembre 2017

El doctor Miguel Aguayo Castillo, broncopulmonar del Hospital Regional de Concepción, dictó la conferencia “Manejo del paciente con asma ...

Destacado Agenda de Eventos

XLIV Congreso chileno de gastroenterología

28 Noviembre 2017

El evento, organizado por los doctores Arnoldo Riquelme (Presidente de la Sociedad Chilena de Gastroenterología) y Pablo Cortés (Secretar...

IV Curso de actualización en fibromialgia

01 Diciembre 2017

Dirigido a: Reumatólogos, Neurólogos, Internistas, Psiquiatras, Fisiatras, Gastroenterólogos y Médicos Generales.
Certificación: Dir...

Tercer simposio internacional de glaucoma

01 Diciembre 2017

En esta oportunidad se contará con la presencia de íconos mundiales y latinoamericanos en glaucoma. A través de sus presentaciones y la p...