https://www.savalnet.cl/mundo-medico/reportajes/dedicacion-y-entrega:-camino-hacia-el-premio-nacional-de-medicina.html
04 Agosto 2014

Dedicación y entrega: camino hacia el premio nacional de medicina

  • Dres. Gloria López y Juan Verdaguer

    Dres. Gloria López y Juan Verdaguer

El doctor Juan Verdaguer Tarradella es considerado uno de los grandes maestros de la oftalmología debido a sus aportes en el ámbito de la salud pública y la prevención de la ceguera. Actualmente, es uno de los profesores más queridos y respetados del Departamento de Oftalmología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

Es el día miércoles 30 de abril y las calles que colindan con el Instituto de Chile, ubicado en Almirante Montt, se ven repletas de autos, incluso algunos subidos sobre la berma. Ocurre que dentro de las puertas de la institución se encuentran reunidos, además de colegas y familiares, un selecto jurado compuesto por los doctores Rodolfo Armas Merino, presidente de la Academia Chilena de Medicina; Gloria López, presidenta de ASOCIMED; Enrique Paris, presidente del Colegio Médico de Chile; Luis Ibáñez, presidente de ASOFAMECH; Fernando Mönckeberg; Macarena Moral, presidenta de la Sociedad Científica de Medicina Familiar y General de Chile; y Hernán Sepúlveda, presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, todos reunidos para entregar oficialmente el Premio Nacional de Medicina al doctor Juan Verdaguer Tarradella, maestro de la oftalmología chilena.

Pero quién es este personaje, cómo ha sido su camino en la oftalmología, la influencia de su padre, sus viajes y sobre todo, qué más le queda por hacer. Sin duda, varias interrogantes que lo hicieron merecedor de este espacio en homenaje a su trayectoria.

Son las doce del día y el doctor abre la puerta de su consulta ubicada en la Fundación Oftalmológica Los Andes, paredes repletas de cuadros, fotos y libros, dan forma y calidez al espacio donde el doctor recibe a sus pacientes. “Es que no se puede atender a 4 ó 5 personas en una sola hora. Otra cosa es el médico que ejerce en un hospital público, en un lugar remoto, en una posta de urgencia, ese médico se encuentra sometido a una presión incontrolable de pacientes, a veces muy graves ¿Cómo le vamos a exigir que se tomen media hora por cada uno?”, responde al indicarle que la entrevista tomará poco tiempo para no interferir con sus próximos pacientes.

A raíz de su anterior afirmación, el galardonado profundizó en lo que hoy se entiende como relación médico-paciente. “Todos los días veo a profesionales que ejercen la medicina en forma ejemplar, humanitaria y utilizando la tecnología como un complemento al diagnóstico, a las acciones terapéuticas”.

“En el otro extremo puedo citar el caso de un colega, donde el médico le dice luego de analizar unas imágenes, te vamos a tener que operar. No, dijo mi colega. Esto no es así, me tiene que explicar cuáles son las opciones, cuál es el resultado esperado y cuáles son las posibles complicaciones de la cirugía”. Sin duda, este es un fiel reflejo del modelo de atención al cual se atañe el doctor Verdaguer, y el cual pretende inculcar en sus alumnos de la Universidad de Chile.

 Conociendo al Oftalmólogo

El hombre merecedor del título correspondiente al año 2014, ha destacado por su inmensa labor en el campo de la salud pública y la prevención de la ceguera. Fue el organizador y coordinador de la primera zona libre de catarata en Chile, sirviendo de ejemplo a muchos especialistas de su disciplina, e instando a participar en operativos masivos para solucionar su incidencia.

Entró a estudiar  la carrera de medicina en la Universidad de Chile, tal como su padre lo había hecho, donde recibe el premio al mejor alumno de su promoción. Luego de realizar su especialización en el hospital del plantel, tomó sus maletas para practicar sus estudios de postgrado en las Universidades de Harvard (ciencias básicas en oftalmología) y Columbia (oncología y patología ocular). Al volver a Chile es delegado como profesor titular de oftalmología, donde luego sería nombrado como jefe de servicio de oftalmología entre los periodos de  1975-1997. Actualmente, es profesor titular de la facultad y ejerce como director académico de la Fundación Oftalmológica Los Andes desde 1999 a la fecha.

Infancia y la influencia de su padre

El doctor Verdaguer Tarradella siempre fue un alumno de buenas calificaciones, inició sus estudios en el Liceo Lastarria para luego ser transferido al Instituto Nacional, etapa de su vida donde se hizo miembro de la Academia Literaria y de la Academia Científica. De sus más queridos recuerdos, señala los paseos que realizaba en días festivos con su padre, el también oftalmólogo Juan Verdaguer Planas. Pero estos no eran tradicionales idas al parque o invitaciones a tomar helado, estos paseos consistían en realizar visitas al Hospital del Salvador y acompañarlo en sus rondas. “Mi padre quería presentarme a su profesor, todavía recuerdo el minuto en que el doctor Carlos Charlín Correa me dio la mano,  tal era el aura del maestro…”.

Juan Verdaguer Planas fue pionero en la cirugía de desprendimiento de retina. No concebía la oftalmología como una especialidad circunscrita al globo ocular, sino como una rama de la medicina. “Su dedicación al trabajo hospitalario era proverbial. En una época en que los grandes profesores sólo pasaban visita y dictaban clases magistrales, él atendía policlínico como cualquier becado y si no le ponían fichas, reclamaba. El trato a los enfermos era de una cortesía extrema, más propio de los libros de caballería, que de un atiborrado policlínico: ¿qué lo trae por aquí caballero? Asiento, caballerito. No tenía sentido del tiempo. No era raro que se enfrascara en un experimento interminable para desesperación del ayudante que debía acompañarlo, que tenía otros compromisos funcionarios que atender. Difícilmente dejaba el hospital antes de las 3 de la tarde. En su consulta, mientras tanto, un enjambre de pacientes ya le esperaban y le veían abrirse paso, una o dos horas atrasado, haciendo gala de una paciencia que pareciera hoy día ya nadie tiene”.

El facultativo asegura que fue gracias a su padre que el contacto e interés por la medicina llegó a su vida a una edad tan temprana. La gigantesca obra social y el contemplar la belleza de la relación médico-paciente, sin duda fueron determinantes en su decisión.

Oftalmología y profesionales en Chile

El doctor Verdaguer asegura que Chile hoy se encuentra al mismo nivel que los países más desarrollados en cuanto a métodos de diagnóstico y procedimientos quirúrgicos. Lo que junto al plan AUGE y a la mejora de equipamiento, ha entregado mayores estímulos para practicar la especialidad en el sistema público.

En cuanto a la falta de especialistas en regiones, el Servicio de Salud se ha preocupado de implementar un plan de trabajo bastante óptimo, que ha mejorado la problemática a nivel regional, sin embargo es un tema que persiste y por cierto, pesa dentro de la Sociedad de Oftalmología.

“Formar a un buen oftalmólogo no es algo tan fácil. Para hacerlo se necesita infraestructura, pacientes, médicos preparados en diversas subespecialidades, no es posible crearlos al por mayor, se necesita educar a quienes sean capaces de operar, resolver situaciones al mejor nivel posible, requiere de mucho entrenamiento, sobre todo en la parte quirúrgica, por ende no es llegar y aumentar el número de médicos en formación. Alguien dijo alguna vez, tenemos que formar a un oftalmólogo que pueda operar a su mamá y a mi mamá, y para eso estamos haciendo un gran esfuerzo”.

“Pero no todo es tan terrible como lo hacen ver, hoy tenemos servicios de oftalmología de gran calidad en ciudades como Osorno, Valdivia, Temuco, La Serena, es una falsa creencia eso que en regiones no están las condiciones para hacer esta especialidad en un alto nivel”.

Las amenazas de la salud

La catarata se presenta como una nubosidad en el cristalino del ojo que dificulta la visión. Se dice que al significar un envejecimiento ocular, todos llegaremos a padecerla alguna vez, por ende no es un tema que deba alarmar.

Actualmente, esta afección es la causa de ceguera más frecuente en todo el mundo, pero afortunadamente tiene cura.

La instalación en Chile del plan AUGE ha sido un salto gigante para la resolución de este problema. La tasa de cirugías por millón de habitantes está hoy cercana a la de los países desarrollados. Los defectos de refracción no corregidos son causa frecuente de mala visión corregible con anteojos apropiados y ha sido preocupación permanente de las autoridades de salud lograr una mayor cobertura nacional para la detección y corrección de los defectos de refracción.

“Los trastornos visuales en el niño son menos frecuentes que los del adulto, pero su impacto emocional y económico es muy grande. La retinopatía del prematuro puede ser causa de ceguera, que es prevenible, con el examen oftalmológico y el tratamiento oportuno en las unidades de neonatología. La prevención de la ambliopía en escolares, así como la corrección de los vicios de refracción en niños están bien cubiertos en el sistema público y en escuelas que reciben financiamiento del Estado por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB), con una cobertura superior al 90 por ciento”.

En cuanto a la temible y silenciosa enfermedad de glaucoma, el doctor apunta que “ya he comentado la importancia de detectarla, es una causa prevenible de ceguera. Más de la mitad de las personas que la padecen lo ignoran. De allí la preocupación de la Sociedad Chilena de Oftalmología y de su presidenta, doctora Verónica Azócar, por educar a la población y recomendar el examen periódico a partir de los 40 años”.

Edvard Munch y la pasión por su obra

Definir al doctor Verdaguer como un especialista de la oftalmología no bastaría, es también un apasionado del arte. “El estudio de las relaciones de la medicina con el arte es mi pasión.

La exteriorización de ésta nació cuando empecé a presentar viñetas relacionadas con la historia de la oftalmología en reuniones clínicas en el Hospital Clínico José Joaquín Aguirre. Posteriormente, mi interés se expandió al ámbito del arte y la medicina, preparando en forma casi obsesiva conferencias que implicaban estudio y viajes de investigación, que me han llevado, por ejemplo, a bibliotecas nacionales y museos en Madrid, Barcelona, Segovia, Roma, Manila, Oslo, Nápoles, Albi, Paris, Viena, Heidelberg, Chicago etc. Estas conferencias se han dictado en cursos, congresos médicos y academias de medicina en Chile y en el extranjero”.

El 6 de septiembre del año pasado, en el auditorio de oftalmología, se llevó a cabo una ceremonia de reconocimiento al doctor, quien lleva 38 años formando parte de la institución, y 21 como jefe de servicio. En aquella instancia, la doctora Marlene Vogel, directora del Departamento de Oftalmología manifestó que "celebramos a un hombre intachable y con una ética sorprendente, que se desarrolló a su vez en otros ámbitos como las artes, la música y el deporte. Él representa el perfil de los académicos que nosotros queremos en la Universidad de Chile, es decir una persona que esté inserta en el mundo y que entregue un servicio integral, formando a los futuros médicos con esa misma conciencia que lo caracteriza".

Como acto de agradecimiento, el doctor ofreció una conferencia magistral sobre el pintor noruego, Edvard Munch, donde entregó un completo análisis.

“Soy un gran admirador del artista. Su temprana relación con la muerte condicionaría su obra. Pocos cuadros me han impresionado más que “La niña enferma”.  Sophie, como su madre, enfermó mortalmente de tuberculosis a los 15 años de edad. El amor de Sophie, la hermana mayor, compensaba la dureza del padre y la neutralidad de la tía en el niño huérfano de madre. Munch pintó a su hermana  en su silla, la cabeza apoyada en una blanca almohada; quiso pintar sus labios trémulos, su piel casi transparente, sus manos temblorosas. A su lado, la tía hunde la cabeza y le toma la mano; a un costado, una mesa con un frasco de la inútil medicina. En su desesperación, Edvard rasga la tela con sus  uñas. Los rasgos están apenas esbozados, en ese momento está expresando una emoción muy profunda,  es el nacimiento del Expresionismo. El cuadro fue duramente criticado, se le consideró una tela inacabada. “No está inacabada, es todo lo que tenía que decir”, dijo Munch. Sin embargo, con esta tela de juventud, alcanzó la fama. Fue un “Succés de scandale”.

“La vida de Edvard  Munch es especialmente interesante para un médico, la angustia, el alcoholismo, sus alucinaciones, el balazo de la amante que le voló una falange de la  mano, la misteriosa hemorragia vítrea que le quitó, temporalmente, la visión de su mejor ojo. Dos veces viajamos con Martina, mi mujer, a Oslo, en busca de él…”.

“El médico debe ser un intelectual, debe asomarse a otras áreas del saber y de las artes, decía el profesor Charlín Correa…”.

 Hospital Clínico de la Universidad de Chile

Con 38 años formando parte del staff y  21 como jefe de servicio, son múltiples las historias y vivencias que el docente ha experimentado dentro de esas paredes. La Casa de Bello, sin duda ha sido el alma mater para este reconocido médico, le dio la carrera de medicina, lo apoyó en su beca, le ofreció importantes cargos a nivel de docencia y ha impulsado su vasta trayectoria en pos del principal objetivo del doctor, aportar en la formación de nuevos oftalmólogos para el país.

“Toda mi historia dentro del hospital se podría definir como años felices y muy productivos. No hubo ningún conflicto entre nosotros. Cuando la sociedad chilena se polarizó e hizo crisis en 1972 no hubo alteración alguna en la comunidad médica del servicio de oftalmología del JJ Aguirre, nuestros lazos de afecto eran mucho más fuertes que las diferencias políticas. En nuestra unidad de retina se recibían pacientes referidos desde todo Chile y las publicaciones nacionales e internacionales no tardaron en concretarse. Fundamos el Laboratorio de Patología Ocular y posteriormente se creó el Laboratorio de Ultraestructura Ocular, con el profesor Luis Strozzi. ¡Qué agrado conversar con él en los pasillos y sus repetidas citas al  Dante y a su Inferno! Se respiraba cultura, dedicación a los enfermos y a la investigación clínica y anatomo-patológica. Tengo una relación de por vida con el  departamento de oftalmología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. Nada más grato para mí que mis reuniones periódicas con los médicos residentes, con los cuales tengo una relación muy estrecha”.

Proyectos

Además de sus ya mencionados aportes en el ámbito de la salud pública, junto a la creación del primer programa de “Zona Libre de Catarata” en la ciudad de San Vicente de Tagua – Tagua, el doctor Verdaguer se encuentra desarrollando un programa de detección automática de retinopatía diabética con cámara fotográfica digital, en conjunto con la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile.

“Al efectuar el tamizaje para retinopatía diabética en Latinoamérica, nos dimos cuenta que el 70 por ciento de los diabéticos no presentaba retinopatía diabética. La idea es, entonces, referir al oftalmólogo solo el 30 por ciento de los pacientes diabéticos, para determinar quiénes, en este grupo, necesitan un tratamiento de laser o cirugía  para prevención de ceguera o recuperación de la visión, y para ello el ideal es disponer de un sistema fotográfico manejado por un técnico, que pueda instalarse donde se le necesite.

Finalizando nuestro encuentro, el doctor señala que no le queda nada más por hacer, que grandes ambiciones no tiene, más que seguir haciendo bien su trabajo.

“Por qué tendría que aspirar a reconocimientos o premios, yo no esperaba este nombramiento, el premio es para todos”.

- Doctor, qué lo mueva más, la oftalmología o la docencia…

“Ambas cosas son mis pasiones, pero debo admitir que la docencia es mi vocación. Uno estudia no tanto para sí mismo, sino para transmitirlo a los demás. Esa es la idea de esto…”.

Dres. Gloria López y Juan Verdaguer

Dres. Gloria López y Juan Verdaguer

Mundo Médico

Destacado Galería Multimedia

Congreso MGZ 2018

16 Octubre 2018

Bajo el lema “Infectología para el médico general” y la presencia de destacados expositores se realizó en Castro el XXVIII Congres...

Biotecnología en salud infantil

11 Octubre 2018

En el marco del 58° Congreso Chileno de Pediatría realizado en Antofagasta, el investigador finlandés Arthur Ouwehand ofreció una con...

Destacado Agenda de Eventos

51° Congreso chileno de enfermedades respiratorias

20 Noviembre 2018

La Sociedad hace una cordial invitación a todos los socios y profesionales con interés en medicina respiratoria de Chile y Latinoaméri...

XXXV Congreso chileno de infectología

21 Noviembre 2018

Este año abordaremos con una mirada multidisciplinaria  tópicos de microbiología clínica, control y prevención de enfermedades asoc...

XLV Congreso chileno de gastroenterología

27 Noviembre 2018

Como ya es tradicional, paralelo al Congreso se desarrollarán las XIX Jornadas de Enfermeras en Gastroenterología y Endoscopía Digesti...