SAVALnet CL

https://www.savalnet.cl/mundo-medico/entrevistas/los-adelantos-han-permitido-mejorar-las-cirugias-de-desprendimiento-de-retina.html
10 Enero 2022

Dr. Felipe Morera Sánchez:

"Los adelantos han permitido mejorar las cirugías de desprendimiento de retina"

Esta afección es una de las complicaciones más frecuentes que amenaza la vista de altos miopes sometidos a una cirugía de catarata, glaucoma o de quienes hayan sufrido un trauma ocular.

Los pacientes que consultan por esta patología refieren una combinación de síntomas, que incluyen la aparición de cuerpos flotantes y fotopsia, seguidos por una sombra en el campo visual de predominio periférico o pérdida de la agudeza óptica si presenta compromiso retinal central.

El desprendimiento de retina (DR) implica múltiples factores de riesgo (menor edad, sexo masculino y longitud axial ocular, circunstancias operativas (técnica quirúrgica, pérdida de humor vítreo y ruptura de la cápsula posterior) y causas postoperatorias (capsulotomía posterior con YAG láser).

Los avances en las técnicas quirúrgicas han logrado altas tasas de éxito anatómico para esta afección. “Sin duda los adelantos quirúrgicos y el uso de vitrectores de alto corte han generado que las cirugías sean más estables y produzcan menos tracción sobre otras estructuras de la retina”, destaca Felipe Morera Sánchez, oftalmólogo del Hospital San Juan de Dios (HSJD), Centro de Referencia de Pudahuel y Mutual de Seguridad.

“Comencé con equipos de dos mil cortes de vitrectomía y actualmente existen de diez mil La evolución en el equipamiento e instrumentos de operación ha sido un beneficio absoluto y más que se encuentren disponibles en hospitales de la red de Salud Pública”, comenta el formado en la Universidad de Antofagasta y especializado en el Instituto Nacional de Oftalmología de Lima, actualmente jefe del departamento de retina del HSJD.

- ¿Qué es el desprendimiento de retina y cuál es su prevalencia en Latinoamérica?

La retina es una capa que está adherida a la parte más superficial del ojo que al separarse por diversas causas produce este problema.

La prevalencia en la región es bastante variable, va a depender del tipo. Mencionaré el más frecuente que es el regmatógeno, puede afectar entre 1% a 2% de la población. Sin embargo, está asociado a factores de riesgo, por ejemplo, se produce de forma más habitual en pacientes que son altos miopes, porque el largo axial es mayor a lo común. Así como quienes fueron operados de cataratas, tendrán una mayor incidencia de sufrirla ya que los movimientos dentro del ojo tienden a mover el vítreo produciendo una tracción y un posterior desprendimiento de retina.

- ¿Qué situaciones pueden provocar su manifestación?

Al interior del globo ocular se encuentra una gelatina llamada vítreo, cuando el ojo sufre un golpe de alta energía produce una alteración anatómica en este órgano, originando una compresión con descompensación, la cual al contraerse, relajarse y nuevamente encogerse forma una tracción sobre la retina provocando el problema.

Algunas veces los traumas son tan importantes que pueden ocasionar hemorragia debajo de la retina y generar un DR secundario. Por lo que siempre es recomendable que las lesiones se dilaten, permitiendo encontrar estos pequeños regmas y tratarlos precozmente sin necesidad de cirugía.

- Si se presenta en un ojo, ¿qué probabilidad existe que suceda en el otro?

Es variable. Si una persona tiene miopía sobre cinco a seis dioptrías, la posibilidad es bastante alta. En casos regmatógenos la lesión que se produce en un ojo, ya sea un lattice perforado o desgarro, puede estar presente en el otro, pero, si uno realiza tratamiento a tiempo, la posibilidad que esto ocurra disminuye. Por eso la importancia de dilatar ambos ojos.

Cuando se hace un fondo de ojo para degeneración lattice, generalmente no tiene indicación de tratamiento profiláctico con láser argón. Sin embargo, cuando se encuentra lo mismo, pero en el contralateral sí la tiene. Existe un riesgo mayor porque hay predisposición a generar desprendimiento de retina.

- Existen tres tipos, ¿cuáles son sus diferencias y cómo se manifiestan?

El más frecuente es el regmatógeno. Se produce una fractura en la retina y comienza a entrar líquido separando las capas de esta, lo que termina generando el desprendimiento que puede ser localizado o total.

El tipo traccional está asociado a la diabetes. Producto de procesos patológicos o sistémicos, se desarrollan proliferaciones o fibrosis dentro de la retina formando puente entre diferentes estructuras que la tensionan y desgarran poco a poco terminando en un regma.

El último, poco frecuente, pero no menos importante, es el llamado ceroso. Se produce un proceso inflamatorio en la capa retinal e ingresa líquido al espacio subretinal. Está vinculado con patologías infecciosas y autoinmunes. La más frecuente es la enfermedad de Vogt-Koyanagi-Harada también conocido como síndrome uveomeníngeo. 

- ¿Cuáles son los tratamientos actuales para esta enfermedad?

Un procedimiento es la vitrectomía pars plana, una técnica de microcirugía en la cual se ingresa al ojo, se une la retina y luego se aplica láser. En estos casos el postoperatorio requiere que el paciente se coloque en decúbito lateral o prono durante una a tres semanas, siendo un proceso muy incómodo.

Otra solución ambulatoria habitual es la retinopexia neumática que consiste en aplicar frío en la capa externa del ojo para detener la lesión y generar una cicatriz. A continuación, se emplea gas para lograr la unificación de la retina.

Por Camila Gutiérrez P.