SAVALnet CL

https://www.savalnet.cl/cienciaymedicina/destacados/diversidad-de-microbiota-afecta-apetito-en-adultos-mayores.html
25 Marzo 2021

Diversidad de microbiota afecta apetito en adultos mayores

La variación de la población microbiana ligada a la edad podría ser un foco de tratamiento para la anorexia y la sarcopenia durante el envejecimiento.

El apetito es el conjunto de sensaciones que impulsan el consumo de alimentos. Su pérdida, o anorexia, es un fenómeno común en adultos mayores, se calcula que afecta al 27% de las personas sobre 65 años, y que aumenta al 41% en pacientes en cuidados intensivos. Esto tiene consecuencias importantes, sobre todo como componente principal en el desarrollo de la sarcopenia, un trastorno muscular esquelético progresivo que implica la pérdida acelerada de masa y función muscular. 

La inapetencia en este grupo etario puede atribuirse a afecciones médicas, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca o renal y tratamientos farmacológicos. Sin embargo, también se debe a múltiples determinantes subyacentes al proceso de envejecimiento. Esto incluye alteraciones bien reconocidas en el funcionamiento mecánico y neuroendocrino del intestino. Un componente integral de la actividad neuroendocrina del intestino es la interacción con la microbiota intestinal residente. Por ejemplo, los metabolitos microbianos, incluidos los ácidos grasos de cadena corta, aminoácidos de cadena ramificada y peptidoglicanos, son fundamentales para la función de los enterocitos, incluida la interacción con las células enteroendocrinas en la pared intestinal. Se sabe que la composición del microbioma intestinal cambia con la edad y el estado de salud, y se ha asociado con fragilidad, resistencia anabólica y función muscular esquelética. 

Un ensayo controlado aleatorio de un prebiótico, que modula la microbiota intestinal, en adultos mayores, informa mejoras en dos de los criterios de fragilidad de Fried (agotamiento y fuerza de agarre) y una reducción en el índice de fragilidad para los que lo recibieron frente al placebo, determinando que la fragilidad está asociada con la diversidad de la microbiota intestinal. Esto ha llevado a proponer que la composición y la diversidad del microbioma intestinal pueden considerarse un biomarcador y un factor de influencia en el envejecimiento saludable. La comprensión de esta relación proporcionaría una base para nuevas intervenciones en la anorexia del envejecimiento y la sarcopenia. 

En base a estos antecedentes, un trabajo desarrollado en la Universidad de Southampton en Inglaterra planteó explorar la existencia de una diferencia en la composición de la microbiota intestinal entre personas de 65 años o más, y que tienen buen o mal apetito. Para esto se utilizaron estrategias de emparejamiento de casos y controles con correlaciones conocidas de la microbiota para reducir la varianza debida a factores de confusión y técnicos. En segundo lugar, en un subgrupo de casos y controles, los autores exploraron las diferencias en la masa y la fuerza muscular como marcadores de sarcopenia entre los dos grupos.

El apetito se evaluó mediante el Cuestionario de Apetito Nutricional Simplificado (CANS) en los miembros de la cohorte TwinsUK de ≥65 años. Utilizando un grupo de 776 individuos con datos sobre microbioma estimados a partir de secuencias de ARNr 16S, identificándose 102 casos (puntuación CANS<14) (95% mujeres, edad media de 68 años) emparejados con los controles (CANS>14) en función del índice de masa corporal, género, edad, dieta, consumo de calorías, fragilidad, uso de antibióticos, estado socioeconómico y variables técnicas para minimizar confusiones en las asociaciones de microbiota. Se comparó la abundancia y la diversidad de las especies, diferencias de composición y diferencias emparejadas en la cantidad de taxones entre casos y controles. Además, se compararon en cuanto a la sarcopenia, medida por la masa muscular (masa magra apendicular/altura2) y fuerza.

Los casos con falta de apetito tenían una menor riqueza de especies y diversidad de su microbioma intestinal (P=0,0135), diferencias de composición significativas (P=0,0095) y en la abundancia de taxones, incluida la reducción del género Lachnospira (log FC=1,015, q=0,023). En análisis de un subgrupo de mujeres, los casos con poco apetito demostraron una reducción de la fuerza muscular (P=0,02)

Este estudio es el primero en observar diferencias en la composición de la microbiota intestinal entre personas mayores con buen y mal apetito. Los individuos femeninos con fuerza muscular reducida presentaron poco apetito en comparación con aquellos con fuerza normal. Estas asociaciones requieren un análisis detallado para comprender la causalidad y los mecanismos de interacción, con el fin de informar sobre posibles estrategias dirigidas a la microbiota intestinal como una nueva intervención para la anorexia del envejecimiento y la sarcopenia.

Fuente bibliográfica

DOI: 10.1002/jcsm.12683

Ciencia y Medicina

Destacado Agenda de Eventos

I Congreso internacional RIADIS

20 Enero 2022

Aprendizaje y servicio en actividad física y el deporte para la inclusión social.

...

Destacado Artículos Destacados

Enfermedades crónicas y residuos químicos exógenos

08 Noviembre 2021

La morbilidad de las principales enfermedades crónicas, como la obesidad, hipertensión, diabetes,  hiperuricemia y la dislipidemia, al...

Estimulación magnética del cerebro mejora la memoria episódica

29 Octubre 2021

La codificación de los recuerdos episódicos se basa en el procesamiento de la información específica del estímulo e implica a la cor...

Destacado Progresos Médicos

Optogenética: el poder de la luz

15 Noviembre 2021

El Premio Lasker de Investigación Médica Básica de este año fue para los doctores Deisseroth, Hegemann y Oesterhelt por sus contribuc...

Alcances de un código genético sintético

18 Octubre 2021

Las últimas investigaciones han aprovechado la redundancia en el código genético para diseñar proteínas con aminoácidos no naturale...