SAVALnet CL

https://www.savalnet.cl/mundo-medico/entrevistas/no-hay-conciencia-del-impacto-de-la-cefalea-en-lo-personal-social-y-economico.html
28 Enero 2019

Dr. Nelson Barrientos Uribe

“No hay conciencia del impacto de la cefalea en lo personal, social y económico”

En el manejo de la cefalea, la educación, tanto del equipo de salud como del paciente junto a la creación de programas nacionales, son necesarios para lograr una pesquisa precoz y mitigar los efectos que tiene el trastorno.

“La cefalea afecta a toda la población, pero la migraña a una pequeña parte de los seres humanos. En un término más simple, significa dolor de cabeza”. Así explica el doctor Nelson Barrientos, neurólogo de Clínica Integramédica, Master in Headache of International Headache Society y profesor titular de neurología en la Universidad de Santiago de Chile, a la patología que, en un año, afecta al 80% de la población. 

Al ser el trastorno más común del sistema nervioso, su prevalencia es bastante alta. Se calcula que, en adultos, es de un 12% y que, en su mayoría, afecta a personas entre los 35 y 45 años, de preferencia mujeres y población caucásica. “En muchos casos tiene un factor hereditario, existiendo familias en que todos o parte de ellos, sufren migraña y se sabe que los hijos y nietos la seguirán teniendo”, sostiene el doctor Barrientos. 

La tercera edición de la International Classification of Headache Disorders (ICHD-3), publicada en la revista Cephalalgia en enero de 2018, describe 14 grupos diferentes, los que, a su vez, están constituidos por 317 cefaleas específicas. Y sería dentro de estos, donde se encontraría la migraña, la que representa solo uno de los tantos tipos descritos.

Los síntomas previos se manifiestan en la fase de migraña, donde el dolor de cabeza es precedido de síntomas premonitorios de inquietud, irritabilidad, poliuria, hambre y antojos. Luego, aparece el aura, habitualmente visual con líneas brillantes en semicírculos que rodean una zona de pérdida de visión progresiva. “Después de 15 a 60 minutos, aparece la cefalea intensa, a un lado de la cabeza, pulsátil, en que la persona necesita estar en reposo y a oscuras, pues existe fobia a la luz, pero también al sonido y a los olores. Se puede acompañar de náuseas y vómitos. Dura de 4 a 24 horas, pero en casos infrecuentes dura hasta 3 días. Luego el paciente se normaliza, pero relata sentirse “apaleado”.

Sin embargo, más allá del dolor constante y del deterioro en la calidad de vida de quienes deben lidiar diariamente con estos cuadros, las cefaleas son consideradas un problema de salud mundial, al dañar no solo a quienes las sufren, sino también a diversos entornos. “No hay conciencia del impacto que tiene en el plano personal, social y económico, tanto por el menor rendimiento del paciente, como el gasto del estado en sanar a estas personas, lo que justifica la estructuración de programas nacionales para enfrentarla con éxito, pero que actualmente no existen, en especial en Latinoamérica”.

- ¿Por qué se tiende a confundir los conceptos de cefalea y migraña?

Si existe confusión entre estos dos conceptos se debe a que en las Escuelas de Medicina en todo el mundo la cefalea se enseña superficialmente y la población no ha sido instruida por las autoridades en salud de los diferentes países.

- ¿Los pacientes ponen atención a estos síntomas, consultan o los relativizan? 

El paciente no los relativiza, se preocupa mucho, especialmente durante las primeras crisis, consultando diversos profesionales de la salud que le dan diagnósticos imprecisos, explicaciones distintas y tratamientos habitualmente inadecuados, que permite que los ataques migrañosos se repitan y la persona pierda la confianza en los sistemas de salud, lo que favorece la automedicación que agrava la cefalea. Por otro lado, las personas que rodean al paciente como parientes, amigos, compañeros y jefes de trabajo, tienden a minimizar los síntomas descritos por el afectado, incluso a negarlos, pensando que el enfermo está derechamente engañándolos. Esta discriminación agrava severamente las condiciones personales, sociales y laborales del paciente, que llega a pensar que no tiene salida.

- ¿En qué falla la realización de un diagnóstico oportuno?

La atención médica debe ser lo más completa y sistemática con una detallada historia clínica y un examen físico para determinar cuál de las 317 formas es la que se padece. Lo primero es descartar las de bandera roja, es decir, las que representan una enfermedad grave, que pueden ser mortales, las que felizmente corresponden a las más infrecuentes, que en general los médicos están preparados para enfrentar. Habitualmente consultan en los servicios de urgencia y corresponden a las secundarias u orgánicas.

Después están las que constituyen una enfermedad en sí, las llamadas cefaleas primarias, como la migraña, la de tipo tensional y el cluster headache o enfermedad de Horton y que, junto a la cefalea por abuso de medicamentos (que es secundaria), se consideran las más frecuentes y que habitualmente llevan a los pacientes a padecer un infierno, pues la sufren permanente, sin que se aclare el diagnóstico y con tratamientos ineficientes. La causa de esta situación es la ignorancia médica y de la sociedad por falta de educación al respecto.

- Producto del desconocimiento, es común la automedicación… 

El tratamiento considera la educación del paciente, explicándole qué tipo presenta y que no debe auto medicarse por el peligro de caer en abuso.

Las crisis se tratan con analgésicos y triptanes (específicos para la migraña), que no deben superar los diez días por mes, pues si se supera ese límite por 3 meses, uno se hace adicto, lo que se expresa en cefalea crónica diaria por abuso de medicamento, cuadro que debe tratar un especialista en cefalea para la desintoxicación.

- ¿Cómo debe darse el tratamiento en estos pacientes?

Lo más importante es el tratamiento preventivo por 3 a 6 meses, con diversos medicamentos. Dentro de los fármacos más recientes está la toxina botulínica (Botox) para la migraña crónica y a partir de mediados de este año, dispondremos de los anticuerpos monoclonales para la prevención de la migraña episódica y crónica.

Es importante precisar los factores desencadenantes. Una vez detectados hay que evitarlos, lo que constituye una excelente prevención. 

El paciente debe construir una lista personal que es exitosa, estudiarse los factores alimentarios, como alcohol y la salsa de soya (glutamato) que son los más peligrosos, y de menos impacto, el queso, embutidos, las frutas ácidas, el maní, chocolate y el aspartame, entre otros. Los factores hormonales, como período menstrual, anticonceptivos, estrógenos, factores psicológicos y estrés, y luces brillantes, calor, cambios atmosféricos, el abuso de analgésicos y falta o exceso de sueño. 

- Muchos pacientes declaran que la tensión producto de la vida diaria, pareciera ser un detonante…

La tensión emocional que nos impone esta sociedad se expresa en crisis de ansiedad y depresión, que gatillarían las cefaleas con mayor facilidad, en especial la de tipo tensional y la migraña.

Por Macarena Castro Albornoz

Mundo Médico

Destacado Galería Multimedia

Sonepsyn: mujer y ciencia

18 Diciembre 2019

“De la transmisión oral a la innovación en nuestros días: mujer y ciencia”. Ese fue el lema que orientó los contenidos del LXXIV ...

Ultrasonografía de urgencia

10 Diciembre 2019

Principales ventanas electrocardiográficas, evaluación de la función sistólica de los ventrículos izquierdo y derecho, tipos de shoc...

Destacado Agenda de Eventos

X Congreso latinoamericano de cuidados paliativos

25 Marzo 2020

La importancia de los cuidados paliativos en Latinoamérica se refleja en el aumento de personas interesadas y en el número de profesion...

XI Curso de oftalmología Clínica Alemana de Santiago

27 Marzo 2020

Objetivo: poner al día el diagnóstico y manejo médico-quirúrgico de las enfermedades que afectan el segmento anterior del ojo, así c...