SAVALnet CL

https://www.savalnet.cl/mundo-medico/entrevistas/educar-prevenir-y-concientizar-son-desafios-crecientes-en-odontogeriatria.html
16 Noviembre 2020

Dra. Javiera Espinoza González:

“Educar, prevenir y concientizar son desafíos crecientes en odontogeriatría”

El envejecimiento, el padecimiento de patologías sistémicas y la subsecuente aparición de trastornos bucodentales, configuran un escenario complejo que requiere un abordaje innovador e integral.

Caries, periodontitis, pérdida dentaria, prótesis no funcionales, lesiones en la mucosa y xerostomía son los principales trastornos en la salud oral en el adulto mayor, afectando su calidad de vida, ánimo y estado nutricional. Junto con limitar la capacidad de comunicación e interacción social, existe una asociación con varias patologías sistémicas debido a factores de riesgo comunes, como la diabetes mellitus y enfermedades cardiovasculares y respiratorias, todas de alta prevalencia en este grupo de la población. Incluso, disminuyen la tolerancia a procedimientos dentales y la adaptación neuromuscular a terapias de rehabilitación protésica.

“Mantener dientes sanos y funcionales no solo les permite alimentarse, nutrirse, socializar y aportar a su autoestima, sino que además estimula el estado cognitivo. Un paciente desdentado, total o parcialmente y sin tratamiento, se siente incompleto y ve mermada su capacidad masticatoria, por lo que prefiere una dieta blanda basada solo en hidratos de carbono, comprometiendo su nutrición”, comenta la doctora Javiera Espinoza González, cirujano dentista, magíster en odontogeriatría de la Universidad de Talca y miembro fundador de la Sociedad de Odontogeriatría de Chile.

La enfermedad periodontal y las recesiones gingivales exponen los tejidos radiculares. Esto, sumado a una mala higiene y una alimentación deficiente, predispone a la aparición de caries, principal causa de pérdida dentaria en este grupo. “Sin embargo, cada vez más personas desean mantener sus piezas naturales en etapas avanzadas de la vida, lo que nos impulsa a desarrollar técnicas que respondan a ese requerimiento”.

En este contexto, la odontogeriatría se enfoca en la atención integral del adulto mayor, comprendiendo su esfera fisiológica, social, emocional y cognitiva. “Somos odontólogos capacitados para atender a personas con distintos grados de dependencia y comorbilidades. Y en base a esas características, evaluar y realizar educación, intervenciones y los procedimientos clínicos que se requieran en conjunto con otros profesionales”.

- Debido al envejecimiento de la población, los problemas de salud oral son temas cada vez más recurrentes… 

Es cierto, nos enfrentamos a un cambio demográfico importante. De acuerdo con proyecciones de la Organización Mundial de la Salud, entre 2015 y 2050 las personas mayores de 60 años pasarán de 900 a dos mil millones. A nivel nacional, en tres décadas, cerca de un tercio de la población alcanzará esa edad, por lo que debemos contar con políticas públicas que garanticen una atención digna, resolutiva e integral. 

Por eso es importante la formación de especialistas y, en este sentido, la odontogeriatría estimula el conocimiento y la investigación e impulsa el desarrollo de técnicas clínicas y abordajes colaborativos con otras áreas de la ciencia. Esto permite realizar intervenciones mínimamente invasivas, con un tiempo clínico adecuado y efecto terapéutico óptimo.

Sin embargo, en Chile la odontogeriatría no es reconocida como una especialidad, pese a que varias universidades imparten programas formativos. Esto es esencial, ya que la declaración obligaría al sistema de salud a contar con profesionales capacitados.

Mientras se avanza, se deben reorientar las estrategias públicas y garantizar mayor acceso. En nuestro país la cobertura dental se acaba a los 60 años y la esperanza de vida es de 80, vale decir, se produce un vacío precisamente cuando la persona requiere monitoreo constante.

- Dentro de este grupo podemos encontrar pacientes autovalentes y otros con elevada dependencia o en cuidados paliativos…

Efectivamente, es muy heterogéneo. Los primeros representan 85,8% y quienes tienen algún grado de dependencia alcanzan 14,2%. Cuando esta es moderada o severa, con compromiso de movilidad, se pueden llevar a cabo visitas domiciliarias, que contribuyen a mejorar la calidad de vida y aliviar el dolor en fases terminales. Este año formé “Ayün odontogeriatría”, un proyecto que me permite efectuar intervenciones de este tipo.

- ¿Cómo manejar pacientes en con enfermedades crónicas o graves y de qué manera estas afectan la salud oral? 

El enfoque de la odontogeriatría implica aunar fuerzas con otros profesionales del equipo de salud, como médicos, químicos farmacéuticos, enfermeras, fonoaudiólogos y TENS. Esta interacción y comunicación constante permite evaluar todas las formas de expresión de las enfermedades crónicas. Esto lleva a tratar a tiempo patologías que no se habrían diagnosticado, controlar sus índices y fomentar, desde todas las disciplinas, el cuidado de la persona mayor.

El control de enfermedades crónicas genera un círculo de salud en el paciente, ya que existen muchas con manifestaciones orales, como la diabetes, hipertensión arterial, síndrome de Sjörgen, alzhéimer, párkinson, neumonía y disfagia, entre otras. Se ha comprobado que esta relación no es unidireccional, ya que una salud oral deficiente puede agravar estos cuadros. Acorde a lo anterior, el conocimiento de dichos trastornos y cómo repercuten en la salud oral del paciente y viceversa, es parte de las competencias de un odontogeriatra.

Por otra parte, al programar sesiones no debemos olvidar los síndromes geriátricos con la finalidad de permitirle a los pacientes pausas para descansar o, simplemente, gestionar sesiones cortas prefiriendo terapia mínimamente invasiva. Por ejemplo, personas con disfagia requieren disminuir al mínimo las atenciones con generación de aerosoles y a quienes sufren incontinencia urinaria se les debe dar el tiempo necesario para acceder a los servicios higiénicos. Todo debe adaptarse a las condiciones del paciente. 

- De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud 2016- 2017, 65,8% de las personas mayores usa prótesis dental, 57,2% tiene caries cavitadas y 81,7% padece oclusión no funcional. La estadística demuestra que la salud oral en este grupo es deficiente…

Sin dudas, por eso educar, prevenir y concientizar son desafíos crecientes. Involucrarnos en el contexto social, comprender las necesidades y requerimientos sistémicos y odontológicos, es parte del espíritu del odontogeriatra. Debemos adecuarnos a los cambios demográficos y enfocarnos en mejorar el acceso y atención.

- ¿Cómo influyen el tabaquismo, medicación prolongada y uso de prótesis en la aparición de trastornos odontológicos?

El tabaquismo se considera un mal hábito que involucra el contacto con sustancias dañinas para el cuerpo, como nicotina, arsénico, amoniaco y benceno. El humo pasa a través de la cavidad oral hacia las vías respiratorias, pero se impregna en los tejidos duros y blandos de la boca. En los dientes, se adhiere generando tinciones extrínsecas e irregularidades en la superficie que fomentan la acumulación de biofilm.  

El tabaco acelera todos los procesos destructivos de las mucosas orales. Por ejemplo, aumenta la pérdida de inserción de los dientes, agravando la enfermedad periodontal. También dificulta la capacidad de recuperación de los tejidos y condiciona ciertos procedimientos, como los implantes dentales. Todo esto sin mencionar sus efectos sistémicos que no deben pasarse por alto.

En cuanto a la medicación, las personas mayores generalmente presentan comorbilidades que requieren control farmacológico. Existen múltiples estudios que reportan la asociación entre una mayor edad y un aumento en el número de medicamentos consumidos. El uso de tantas sustancias requiere supervisión del equipo médico para evitar posibles interacciones y resultados no deseados. Sin embargo, es frecuente ver reacciones adversas a nivel oral. Los riesgos más comunes son la disminución del volumen de flujo salival cuando se utilizan antidepresivos, la hiperplasia gingival con algunos antihipertensivos como el nifedipino y la desmineralización dental acelerada como consecuencia de la radioterapia de cabeza y cuello. 

Respecto al uso de prótesis, siguiendo las indicaciones no debería haber problemas. La presencia de enfermedades en torno a tales aparatos puede deberse a una higiene incorrecta, utilización inadecuada o mal estado o confección de estos. Por eso es muy importante llevar un control frecuente.

- Por último, ¿a partir de qué edad el desgaste de la dentadura y debilidad de las encías se convierten en un problema en la población adulta?

Es muy importante entender que, así como se produce un envejecimiento general de nuestro cuerpo con el paso de los años, ocurre lo mismo con la cavidad oral y los tejidos y órganos que hay en ella. 

Desde que tenemos nuestros dientes definitivos, estos comienzan a vivir los ciclos de desmineralización y remineralización que se producen por la ingesta de comida, actividad de la microbiota oral, hábitos de limpieza y aporte de flúor. Adicionalmente, existen patologías por parafunción y condiciones individuales que favorecen el desgaste dentario. Todo eso dificulta hacer una estimación, sin embargo, existen rangos que nos permiten distinguir un envejecimiento normal de uno patológico.

No es natural perder dientes, tampoco que se suelten o tener lesiones crónicas en la boca. El sarro, las alteraciones en las encías y el dolor responden a procesos de desequilibrio en nuestra salud. Las atenciones deben adaptarse a las condiciones físicas, cognitivas y sociales de cada paciente.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XXVIII Congreso Sociedad chilena de osteología y metabolismo mineral

08 Enero 2021

Fundada en 1990 para promover el conocimiento multidisciplinario sobre las enfermedades óseas metabólicas.

...

Jornadas iberoamericanas de educación en ciencias de la salud

20 Enero 2021

Las tradicionales Jornadas de educación médica cambian de nombre y se realizarán por primera vez en formato online. JIECS 2021 se ha p...