Registrarse

SAVALnet CL

http://www.savalnet.cl/mundo-medico/entrevistas/ser-general-de-zona-ha-sido-una-de-mis-mejores-experiencias-como-medico.html
16 Enero 2017

Dr. Pablo Salinas Carrizo:

"Ser general de zona ha sido una de mis mejores experiencias como médico"

El destacado neurólogo asumió la subdirección médica del Hospital San Borja Arriarán a mediados de mayo de 2015, con el desafío de impulsar el desarrollo de los servicios clínicos y las diferentes prestaciones. 

El doctor Pablo Salinas es egresado de la Universidad de Chile y fue médico general de zona en el Hospital de Vicuña, en la región de Coquimbo, entre los años 2001 y 2007. Tras ese período, realizó su especialidad en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile y lleva ejerciendo como especialista en el Hospital San Borja Arriarán durante seis años.

Hoy, a la cabeza de la subdirección médica, son muchos los proyectos que engrosan la lista de cambios e iniciativas que el neurólogo busca plasmar en la institución, así como entregar lo mejor de sí para que la salud pública en Chile sea cada vez de mayor calidad.

"Ser subdirector médico del Hospital conlleva grandes responsabilidades pero a la vez, una oportunidad inmensa de poder concretar y acercarnos más a lo que queremos ser como hospital. Uno de mis principales objetivos es disminuir las listas de espera y que la gente tenga un trato adecuado, con fechas que no escapen de lo normal", destacó.

Para conocer acerca de su nuevo desafío, sus proyectos y su visión de la salud pública en el país, el facultativo de la Universidad de Chile conversó con SAVALnet.

- Doctor, ¿por qué decide estudiar medicina y dedicarse a la neurología?

No fue por el cliché típico de querer ayudar al resto, es decir, eso estaba implicado, pero lo que más me llamaba la atención es que significaba un desafío muy importante, y me parecía que era capaz de abordarlo. Al momento de elegir la especialidad fue algo parecido, me fascinaba el hecho de poder comprender los fenómenos complejos del comportamiento y funcionamiento del cuerpo humano. Neurociencias era uno de mis ramos favoritos en la universidad, y al llevarlo a la práctica durante mi periodo de general de zona en Vicuña, supe que era eso a lo que me quería dedicar. Si bien hice de todo, finalmente volví a mi gusto original que era la parte de neurociencias. Sigo encontrando una belleza implícita en esta especialidad, que es el hecho de poder llegar a los diagnósticos solo haciendo una buena historia y reflexionando sobre los casos que estás viendo, esa cualidad no la encontré en el contacto con otras especialidades de la medicina.

- Se da el tiempo de hacer esa indagación profunda en la consulta...

Trato que sea siempre, es verdad que hoy los tiempos de las consultas son muy limitados porque hay mucha demanda, pero creo que también incide la organización mental que uno tenga para poder optimizar el tiempo de atención. Me pasa que ya teniendo claridad de cómo funciona el aparato neurológico humano, y sabiendo cuáles van a ser los síntomas en distintas situaciones de enfermedad, uno ya tiene las preguntas clave de cómo ir haciendo el diagnóstico y construyendo la historia del paciente. En eso influye mucho la experiencia clínica previa, y en mi caso fue muy relevante mis seis años como general de zona. 

- ¿Y cómo aportó la experiencia de ser general de zona en su formación?

Creo que es la mejor época que he vivido como médico. El hecho de estar viendo y acompañando a las personas dentro de todo su ciclo vital es una experiencia enriquecedora, que creo no tiene otra similar. Uno crece profesionalmente y como persona. Yo en ese momento comencé a desarrollar mi vida, dejé de ser un alumno y volví a Santiago ya casado y con una hija. La raíz de todo lo que he hecho profesionalmente lo obtuve ahí. Allá aprendí a empatizar, a mirar la realidad con los ojos de la persona que tenía al frente. El haber sacado problemas serios de salud con pocos recursos, pero por sobre todo, con ingenio y el compromiso de quienes trabajaban ahí, no tiene parangón. Realmente ha sido una de mis mejores experiencias como profesional.

- Respecto a su cargo como subdirector médico, ¿qué desafíos se ha planteado desde que asumió?

Lo principal es trabajar sobre las brechas que existen en la atención primaria, así como formar médicos con mayor experiencia clínica para que después puedan enfrentarse a un mundo de especialistas con mayor experiencia aun. Otra de mis metas es poder ir dando respuesta a las listas de espera y hacer un diagnóstico de cuáles son las necesidades de la institución a mediano y largo plazo. El Hospital San Borja debe estar a tono con el conocimiento actual de las distintas especialidades y realizar un proceso de reflexión externa para poder así, día a día, ofrecer lo mejor de nosotros a nuestros pacientes. Es difícil, pero tenemos la esperanza.

- Usted siempre ha estado ligado a la salud pública, ¿qué lo ha llevado a mantenerse en ella?

Son varios los factores, pero hay un tema que es de formación de familia, donde la visión siempre fue muy social en el sentido de comprender que somos una comunidad y que lo que se haga debe ir más allá del beneficio personal. Estudié en el Instituto Nacional, y junto con ser un colegio emblemático, también es un lugar donde hay un crisol de personas de todos lados. Hoy, mirando hacia atrás, creo que fue el haber estudiado ahí lo que me mostró cómo debía ser la educación pública y ciudadana. El gran valor de este país es poder mantener esa civilidad y aceptar a todas las personas, creo que eso es lo que me ha mantenido en el sector público. 

- ¿Y cómo evalúa la salud pública en Chile?

Regular. Aún queda mucho por avanzar y ordenar. Como sistema tenemos que exigir más criterio técnico, eso nos permitirá tomar mejores decisiones. Hablar de las ideologías es válido pero hay que tener los datos necesarios. Muchas decisiones se toman desde el estómago y no desde el dato real y objetivo.

- Por último, usted tiene vasta trayectoria como docente, qué intenta plasmar en sus alumnos...

El amor y respeto a la profesión; lo que implica ser honesto, humilde y hacer prevalecer la verdad científica, que es nuestro principal instrumento para ejercer la medicina al servicio del ser humano. Plasmar eso, es volver a ser el chamán. 

Por María Ignacia Meyerholz

Mundo Médico

Destacado Galería Multimedia

V Curso de infectología para no especialistas

07 Junio 2017

La Unidad de Infectología del Hospital San Borja Arriarán, en conjunto con el programa de formación de infectólogos adultos de la Faculta...

Congreso Lacre 2017

02 Junio 2017

Bajo la coordinación de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica (UC), el Royal College of Physicians and Surgeons de Canadá y ...

Destacado Agenda de Eventos

Endourologia: de la teoría a la práctica

06 Julio 2017

Dirigido a urólogos y residentes en urología.

...

Curso trastornos del ánimo y comorbilidad médica

07 Julio 2017

Una encrucijada en el diagnóstico, prevención y tratamiento.

...

II Curso "Actualización en el manejo de los factores de riesgo cardiovascular"

14 Julio 2017

De la teoría a la práctica clínica.

Directores del Curso: Dr. Rodrigo Alonso y Dr. Claudio Liberman.
Coordi...